UNA BODA PARA EL RECUERDO

¿Quién no ha soñado alguna vez con ser un anfitrión de película y dejar a todos sus
invitados boquiabiertos con un fantástico menú? Quien consigue este reto sabe que la
clave del éxito radica en los pequeños detalles, pero, sobre todo, en hacer que sus
invitados se sientan cómodos.

Cuando se celebra una boda, los nervios y la emoción son las dos sensaciones principales que invaden el momento, pues los preparativos se solapan con la responsabilidad de ser unos buenos anfitriones para los invitados. El objetivo que se quiere lograr es que tanto familiares, amigos como conocidos, queden contentos y satisfechos del evento. Es por eso que se debe pensar en cada detalle, ya sea los centros de mesa, mantelerías, mobiliario, servicio, calidad de comida, ceremonia, cóctel, bebidas, decoración…
Es importante marcar la diferencia, que al cerrar lo ojos nos venga a la mente el sabor de cada plato, la atención de cada trabajador, la decoración y el ambiente de la sala, todos los detalles… que el ir a una boda sea como una caja de experiencias, que al
recordar el día dé pie a poner en marcha todos los estímulos. Todo esto es lo que conlleva elegir un lugar u otro para celebrar un evento. Es importante marcar cada detalle, poner énfasis en cada una de las cosas para crear una buena armonía y construir así el día soñado. Por eso es esencial marcar tanto lo tangible (mobiliario, decoración, luces, equipo) como lo intangible (música, ambiente).

En el post de hoy os traemos las claves por excelencia para llevar a cabo una celebración especial y ser un buen anfitrión. Como dice Óscar López, Diplomado en Protocolo y Relaciones Institucionales de IMEP “El protocolo es orden, belleza, dignidad y perfección”. Precisamente, para esto sirve el protocolo, para conseguir que estos días queden grabados en la memoria y el recuerdo de cada uno de los invitados.

·ELIGE UN LUGAR DE ENSUEÑO
El lugar que elijas para realizar tu boda es lo que marcará el evento en general. No puedes decir “sí, acepto” si tu boda no se celebra en un lugar que valga la pena. Esta es la clave para estar satisfecho con tu elección. Elegir un lugar conlleva a que te convenzan tanto las instalaciones, el buen trato, así como la comida, ya que esto último es pieza esencial en una boda, una de las cosas que más recuerdan los invitados.

·DECORACIÓN
La decoración de una boda es una de las características que ensalzará tu evento. Es lo que hará que marques la diferencia ante todos tus invitados y que consigas que el fuerte de ese día sea la originalidad. En la mayoría de casos, la mejor opción es optar por la sencillez. Utiliza colores
neutros para, de esta manera, crear un buen clima y una armonía de color en toda la sala. Intenta siempre que la localización donde vayas a realizar el evento cuente con un especialista en el sector, así este punto resultará más cómodo para ti.

·COMIDA Y BEBIDA
Este es uno de los puntos más importantes en un evento, ya que si cerramos los ojos y pensamos en la última celebración a la que hemos asistido, lo primero que se nos viene a la mente es la comida, el emplatado con la que nos la han presentado y por supuesto, los sabores de la misma junto con una buena selección de bodega.

En un evento como es una boda, las cantidades de comensales son elevadas, por eso hay que tener en cuenta cada uno de los gustos de los invitados en lo que a la comida respecta: alergias, intolerancias y otros condicionantes. Hay que elaborar un menú que sea flexible y adaptado para la mayoría de los gustos pero con un toque sofisticado.

Nosotros siempre aconsejamos a nuestras parejas que realicen una prueba de menú unos meses antes de la boda, para que puedan elegir y probar diferentes opciones e incluso fusionarlas como mejor les convenga. De esta manera, pueden saber con certeza si el menú se adhiere correctamente a sus necesidades.

Una vez tenemos claro nuestro menú, sabremos bien qué tipo de bebidas elegiremos para el cóctel de bienvenida y cuáles acompañaran nuestro banquete nupcial. Pero tranquil@, si tienes dudas, aquí te contamos qué tipo de vino es mejor para acompañar ya sea marisco, pescados o carnes.

Aunque una de las creencias más extendidas es que el vino tinto sólo sirve para maridar la carne y el blanco para el pescado y el marisco, se ha demostrado en numerosas ocasiones que esto no tiene por qué ser así.

Los vinos tintos pueden combinar perfectamente con pescados y mariscos siempre que no sean demasiado intensos y oculten el sabor a mar.

Los tintos más jóvenes y los rosados, pueden tener un resultado muy agradable cuando se combinan con pescados y mariscos como el pulpo o los peces semigrasos (dorada, lubina, salmonete…).

Los cavas y espumosos son muy versátiles y pueden ser una gran opción para tomar pescados más salados y ostras.

Los blancos siempre funcionan con estos alimentos por su suavidad. Los afrutados como el albariño, los frescos como el Chardonnay o los secos como el Sauvignon blanc son algunos ejemplos que suelen combinar muy bien.

·MÚSICA
En este apartado hay diferentes opciones para elegir. Puedes optar por una simple playlist para el cóctel, que sirva únicamente para acompañar el momento o también, puedes recurrir a la contratación de algún grupo en directo de un estilo que os guste (jazz, blues, cuerda, flamenco, góspel…) para animar a los invitados.

·MINUTA
Una minuta es una pequeña cartulina de tamaño normalmente A5 aunque personalizable, donde explicamos el menú que vamos a degustar durante la celebración. Es un detalle que aporta gran valor y es muy bien recibido por los invitados, ya que denota preparación, exquisitez y finura por parte del anfitrión.

 

Estas son las claves que hemos considerado más importantes para que seas un anfitrión de oro y tu boda sea un éxito.

¡Disfrútalas!

Leave a Comment

Your email address will not be published.

0
    0
    Carrito
    Tu carrito está vacíoVolver a la tienda